Iritzia
Andrii Kovalchuk
BINKE / 2022ko martxoa

Nire familiak egunero bizi du gerraren izugarrikeria

Galdakaotik idazten dut, nire etxeak ematen didan segurtasunetik eta nire herrialdean, Ukrainan, gertatzen ari den egoerak eragiten didan tentsio eta urduritasunetik; bertan, nire familiak eta lagunek egunero bizi dute gerraren izugarrikeria.

Errusiako presidenteak norbere buruei «errepublika popularrak» izendatutako Donetsk eta Luhansk aitortu zituela iragarri ondoren, lehen ezinezkoa zirudiena gauzatzen hasi zen: otsailaren 24ko gauean gerra piztu zen Europako kontinentean. Eta une horretan amesgaizto bat hasi zen, amaierarik ez duela dirudiena. Inbasioa hasi zen fronteetako bat —iparraldekoa— nire familia bizi den herrixkatik kilometro gutxira dago: Pataliivka. Lehen orduak, zalantzaz eta beldurrez beteak, elkarrekin harremanetan jartzeko aukerak baretu zitzakeen. Hala ere, une honetan informazioa oso aldizka iristen da eta egunak daramatzat haiei buruz zuzenean ezer jakin gabe, haien ahotsa entzun gabe.

Gerraren itzala Europarena da, eta frustrazioa eta ziurgabetasuna dagoeneko eurena ez dela erabaki duen leku batean aurkitzen direnei oldartzen zaizkie. Ezin dut hitz egin beren haragitan izugarrikeria eta miseria, beldurra, bonbardaketen soinu ozena, dena utzi eta hurrengo trenera igotzen saiatzen direnengatik; ihes egin ahal izango duten edo itzuli ahal izango diren ere jakin gabe, edo norabait itzultzerik izango duten jakin gabe. Hala ere, inpotentziaz eta antsietateaz hitz egin dezaket, ikusle soil bihurtzen bainaute, beti mezu baten zain, dei baten zain, zain.

Era berean, kondena dezaket herrialde subirano batean sartu den armada baten inbasioa, eta iraganeko, oraingo eta etorkizuneko giza bizitzen galera bidegabe eta lazgarria. Era berean, agerian utzi nahi nuke hau ez dela lehen aldia boterea izan eta beren eragina eta kontrola izan nahi dutenek egindako krimenak egiten direna, arrazoi historiko berrasmatuak argudiatuz. Oraingoan, mendebaldea Ukrainari begira dago, baina Ukraina luzaroan ahaztua izan da eta ez dute aintzat hartu; baita erraldoi euroasiarraren uztarria jasan ere. Orain, denok begiratzen dugu albistegiek erakusten dutena, penatuta eta kezkatuta; inork ez du gerrarik nahi hurbil.

Urte gehiegi izan dira beste aldera begiratzeko; axolagabekeria denboran mantentzen denean patologiko bihurtzen da. Hala ere, eskerrak eman nahi dizkiet munduko hainbat lekutan kalera irten diren guztiei, ahal duten guztia eman dutenei eta, azken batean, mugetan zein beren hirietan elkartasuna eta laguntza erakusten ari direnei.

Amaitzeko, gerra honi amaiera emateko beharra azpimarratu nahi nuke, giza-bizitzaren galerak ez baitaude inoiz justifikatuta. Gainera, artikulu honi itxaropen eta argi ukitu bat eman nahiko nioke, puntu positibo bat azpimarratuz: gerra honen ondorioz sortzen ari den borroka baketsu eta humanoa. Ez dakigu nola geratuko den Ukraina edo, are gehiago, nola geratuko den mundua hau amaitzen denean. Baina badakigu axolagabekeria borroka daitekeela eta erresistentzia nire herriarena bezain tematia eta ausarta izan daitekeela.


Andriik idatzitako jatorrizko hizkuntzan:

Escribo desde Galdakao, desde la seguridad que me aporta mi hogar y desde la tensión y el desasosiego que me causa la situación que se está dando en mi país, Ucrania; en el que tanto mi familia como amigos viven cada día el horror de la guerra.

Tras el anuncio del reconocimiento por parte del presidente ruso de las autodenominadas Repúblicas populares del Donetsk y Luhansk, lo que antes parecía imposible se empezó a materializar: el estallido de una guerra en el continente europeo la noche del 24 de febrero. Y es en este momento en el que comenzó una pesadilla que parece no tener final. Uno de los frentes por los que comenzó la invasión (el del norte) se encuentra a escasos kilómetros de la aldea donde reside mi familia: Pataliivka. Las primeras horas, llenas de incertidumbre y miedo podían ser apaciguadas por la posibilidad de ponernos en contacto. Sin embargo, ahora mismo la información llega de manera muy intermitente y llevo días sin saber directamente de ellos, sin escuchar su voz.

La sombra de la guerra se cierne sobre Europa y la frustración y la incertidumbre se abalanza sobre aquellos que se encontraban y encuentran en un lugar que alguien ha decidido que ya no les pertenece. No puedo hablar por aquellos que viven y sufren en sus carnes el horror y la miseria, el miedo, el sonido atronador de los bombardeos, aquellos que dejan todo e intentan subirse al próximo tren, sin ni siquiera saber si podrán huir o si podrán volver; o si tendrán a algún lugar al que volver. No obstante, puedo hablar de la impotencia y de la ansiedad que me reducen a un mero espectador, siempre pendiente de un mensaje, de una llamada, expectante.

Asimismo, puedo condenar la invasión de un ejército que ha entrado en un país soberano y la injustificada y atroz perdida de vidas humanas, de pasados, presentes y futuros. A su vez, me gustaría poner de manifiesto que esta no es la primera vez en la que se cometen crímenes perpetrados por aquellos que quieren ostentar el poder y ejercer su influencia y control alegando razones históricas reinventadas. Esta vez, occidente mira a Ucrania, pero Ucrania ha sido olvidada e ignorada durante mucho tiempo; así como ha sufrido el yugo del gigante euroasiático. Ahora, todos miramos lo que los informativos muestran, apenados y preocupados; nadie quiere una guerra cerca.

Han sido demasiados años de mirar hacia otro lado; cuando la indiferencia se mantiene en el tiempo se convierte en algo patológico. Sin embargo, me gustaría agradecer el apoyo y la concienciación de todos aquellos que han salido a las calles en diferentes lugares del mundo, aquellos que han dado todo lo posible y en definitiva, a todos aquellos que están demostrando su solidaridad y otorgando su ayuda tanto en las fronteras como en sus propias ciudades.

Para concluir, me gustaría resaltar la necesidad de poner fin a esta guerra, las pérdidas de vidas humanas nunca están justificadas. Además, me gustaría dar un toque de esperanza y de luz a este artículo haciendo hincapié en un punto positivo: en la unidad y en la lucha pacífica y humana que está resultando de este enfrentamiento. No sabemos cómo quedará Ucrania o, incluso, cómo quedará el mundo cuando esto concluya; pero, sabemos que la indiferencia se puede combatir y que la resistencia puede ser tan tenaz y valiente como la de mi pueblo.


Albiste honekin lotuta…